Grúas y arneses

La grúas permiten al cuidador mover a la persona con seguridad. Encontramos grúas móviles, grúas fijas y grúas de techo. Y distintos tipos de arneses.

Grúas móviles (con ruedas)

Grúas dónde la persona va suspendida en un arnés: tiene una base con ruedas, para sitios donde haya espacio para la maniobra. Habitualmente son plegables o desmontables (fácil almacenamiento y transporte). Es para transferir (mover) a personas muy dependientes. Las transferencias pueden ser desde diversas superficies y desde diversas alturas (de sentado a sentado, tumbado-sentado-tumbado), desde el suelo (en caídas), etc.

Grúas dónde la persona va en posición incorporada (cambia pañales): grúas que permiten poner a la persona en posición de pie, facilitando la higiene y el cambio de pañales, también permiten trasladar a la persona de un lugar a otro y de sentado a sentado, pero siempre pasando por la posición de pie.

Gruas fijas

Son grúas fijadas en el suelo o en la pared mediante un soporte.

Gruas de techo

Grúas fijas al techo o suspendidas mediante una estructura. Consta de dos mecanismos, uno de desplazamiento a través del riel y otro de subida/bajada de la persona.

Hay muchos tipos de arneses, en función del tipo de grúa que se necesite, también irá en función del peso de la persona, de su corpulencia, de si tiene alguna extremidad inferior amputada, si necesita más o menos soporte de tronco y de cabeza. Los profesionales de Gracare le ayudarán a decidir qué tipo de grúa y de arnés es el más adecuado en cada caso.